Michaela Panter, PhD

Michaela Panter, PhD

Senior Academic Editor

PhD, Immunobiology
Yale University

Categorías populares

Redacción de un manuscrito

El toque final

Elegir una revista

Revisión por pares y publicación

Etica de publicación

Página principal | Etica de publicación

La Definición de Plagio

También disponible en English 한국어 日本語 português

Resumen

El plagio es una forma de falta de ética académica y puede así llevar al despido de las universidades y de otras instituciones de investigación, al rechazo de artículos o a la retracción de las revistas, y disminuye la credibilidad como investigador. ¿Cómo sabe usted si está plagiando?

Típicamente, los manuscritos de investigación revisan o se construyen sobre trabajos previos, y a menudo son fundamentales para el éxito en la carrera académica. Sin embargo, reciclar o hacer una referencia incorrecta a trabajos previos puede disminuir la probabilidad de publicar y perjudicar las posibilidades profesionales.

La Oficina de Integridad en la Investigación de los EE.UU. (U.S. Office of Research Integrity – sitio en inglés) define el plagio como “la apropiación de las ideas, procesos, resultados o palabras de otra persona sin darle el reconocimiento adecuado”. Dicho de otra forma, el plagio es la presentación fraudulenta del pensamiento de otra persona como si fuera de uno mismo. De hecho, la raíz latina de plagio significa secuestrador o ladrón. Tal robo es una forma de falta de ética académica y puede así llevar al despido de las universidades y de otras instituciones de investigación, al rechazo de artículos o retracción de la revista. También disminuye la credibilidad como investigador.

Este artículo sobre la definición de plagio y un artículo posterior sobre cómo evitar el plagio han sido combinados en un documento técnico (en inglés) disponible para descargar aquí.

Lamentablemente, los individuos todavía se ven tentados a plagiar por un sinfín de razones, incluido el sentimiento de presión por publicar, conducidos por su deseo de reconocimiento y/o promoción profesional; sentir ansiedad sobre escribir en inglés; o dificultades para expresar ideas complejas en sus propias palabras. Aunque a menudo creemos que el plagio es intencionado, también puede ser accidental. La falta de cuidado mientras se escribe, una gran dependencia de pocas fuentes, la creencia popular de que “la imitación es la forma más sincera de halago,” y una falta de comprensión de qué es el plagio, puede todo esto llevar al robo intelectual inconsciente. Las dos formas de plagio más ampliamente reconocidas son las siguientes:

El plagio literal

Copiar un texto palabra por palabra del trabajo de otra persona. Si se duplica el contenido procedente de diferentes fuentes, esta forma de plagio se conoce como plagio mosaico o patchwork.

Plagio de ideas

Mencionar la idea exclusiva o única de otra persona, ya sea en forma de una teoría, una interpretación, unos datos, un método, una opinión, o terminología nueva, sin citar su fuente, incluso si las explica con sus propias palabras.

Otras formas de plagio

Además, existen varias formas de plagio no tan ampliamente entendidas, pero que son igual de preocupantes y que se deben evitar:

Paráfrasis imprecisa

Parafrasear el trabajo de otra persona con solo cambios ligeros, esencialmente manteniendo la lógica del autor original mientras se mencionan la mayoría o todas las mismas ideas. Tenga en cuenta que el flujo de un argumento es en realidad una idea original.

Plagio de fuentes alternativas

No citar la fuente del conocimiento disponible públicamente pero que no se encuentra en la literatura científica. Al igual que los artículos de revistas, fuentes tales como libros, páginas web, blogs, conferencias y comunicaciones personales (incluidas las descripciones de ideas no publicadas, con permiso) se les debe hacer referencia si aportaron información única a su manuscrito.

Autoplagio y publicación duplicada

Reciclar su propio texto publicado previamente, ya sea a pequeña escala (tal como reutilizar un párrafo de un manuscrito en la sección de métodos de un segundo manuscrito) o a gran escala (tal como la publicación del mismo manuscrito en dos revistas independientes), respectivamente. Esta es quizás la categoría de plagio que se pasa por alto más a menudo. A pesar de que el autoplagio y la duplicación no implican el robo de las ideas originales de otro, esta práctica no es ética, especialmente dado que muchas revistas piden confirmación de que su investigación no ha sido publicada en otro sitio. También, a veces es una violación de la ley de derechos de autor.

Esperamos que los consejos de edición de hoy hayan aclarado el concepto multifacético de plagio. Por favor, consulte también nuestros consejos sobre cómo evitar el plagio, y como siempre, póngase en contacto con nosotros a través de [email protected] con cualquier pregunta que pueda tener.

Etiquetas Etica de publicación La elección de palabras El plagio El paráfrasis Las citas La citación de fuentes Descargable

Artículos recientes

Biografía Michaela Panter

¿Tiene una pregunta?
Pregúntale a un experto